RSS ATOM
ContactoServiciosTravesíasQuienes Somos Novedades
 
TRAVESIA POR EL BARRANCOSO

TRAVESIA POR EL BARRANCOSO

Integrantes: Vanesa - DelKayak - Polo
Distancia: 120 Km

RECORRIDO
 

FOTOGRAFIAS DE ESTA TRAVESÍA  

RELATO
 

Jueves 5 de abril de 2012

Eran las 10 Hs. ¬†de la ma√Īana y comenz√°bamos la traves√≠a en kayak con destino el arroyo Barrancoso. Esta era una deseada traves√≠a desde hac√≠a ya un tiempo y que nunca se terminaban de dar las condiciones necesarias para hacerla. Originalmente hab√≠amos planificado los 120km del recorrido total dividiendo la remada en 3 tramos de 40 kil√≥metros pero por suerte aqu√≠ dispon√≠amos de un d√≠a extra que como se ver√° mas adelante sirvi√≥ para realizar la traves√≠a mas distendida y poder filmar el tramo del arroyo por completo con lujo de detalles. La im√°genes que nos presentaba el GOES, el sat√©lite del Servicio Nacional Meteorol√≥gico eran buenas y los vientos en su 90% pronosticaban buen clima lo cual nos ayudar√≠a a pasar mejor las jornadas. El rio Paran√° en puerto Rosario estaba en 2.15 metros, algo bajo por lo que encontramos innumerables arroyos y bocas secas. La luna estar√≠a llena con su m√°xima visibilidad en el viernes 6 y el sol saldr√≠a desde las 7.20 Hs. ¬†de la ma√Īana hasta las 18.50 de la tarde.

As√≠ que con viento Sur en la espalda comenzamos a subir el Paran√° corriente en contra con destino hacia la Vuelta de Sugasti, aquel famoso lugar de acampe que tantas veces estuvimos anteriormente. Esta vez remar√≠amos bordeando toda la costa de Granadero Baigorria y Capit√°n Berm√ļdez hasta la papelera. All√≠ seguimos un poco mas y tiramos el cruce del canal principal hacia Punta Armado, la parte que algunos kayakista en San Lorenzo tambi√©n llaman el Puntazo. Cruzamos el Paso Destiler√≠a para entrar por la boca de los Meones. El clima segu√≠a fresco pero pronto se sentir√≠a el calor ya que quedar√≠amos al reparo de los vientos predominantes. Al llegar al kilometro 11,5 de nuestro recorrido decidimos parar. La zona es la islita del medio de los meones o del √Ārbol Canel√≥n o de Lost, etc etc, tiene varios nombres dependiendo de los grupos que all√≠ estuvieron. Es simplemente un islote peque√Īo que se forma en la mitad del recorrido total del Arroyo Meones. All√≠ estuvimos unos minutos para estirar los tendones y comer algo de cereal descubriendo que las extensas playitas de arena que se formaban en el lado Sur ya no exist√≠an y que el √°rbol que le dio su nombre, un Myrsine laetevirens o simplemente Canel√≥n que vive dentro, estaba reponi√©ndose r√°pidamente.

Cerca de las 12:30 Hs.  seguimos remo siempre hacia el Norte, así cruzamos de margen hasta finalizar el arroyo y cruzar el paso San Lorenzo hasta la Isla del Pele donde avanzamos un centenar de metros. Nos sorprendió el rancherío de personas que se han establecido en la isla. Llegamos hasta la boya roja amarrada en la costa junto a una vivienda. Al pasar mas de la mitad y teniendo la entrada del Arroyo La Primera en frente decidimos parar para almorzar. Esta vez serían tartas y comida fría. Polo se acomodó los huesos de la espalda descansando en dos troncos de árboles caídos.

Siendo las 15:00 Hs. ¬†cruzamos al sesgo el paso Copello hacia la zona de la prohibici√≥n, como le han puesto por un cartel que all√≠ se ve√≠a a√Īos anteriores. Realmente se dan las condiciones para cruzar el gran canal de esta manera y es que el viento Sur apaciguaba la corriente y nos empujaba de a momentos. Sin el viento hubi√©ramos derivado mas abajo y por lo tanto resultado improductivo el derrotero. As√≠ que r√°pidamente llegamos a la costa de la isla Villegas donde dejamos atr√°s los arenales donde en otras √©pocas sufrir√≠amos grandes olas a cauda de un tremendo temporal. Lentamente comenzamos a acercarnos a los barcos que esperaban puerto anclados frente a Puerto General San Mart√≠n.
Remamos algo mas de 4 km y llegamos a la boca del Bobo (GPS 32¬ļ39‚Äô48,80‚Äô‚Äô S , 60¬ļ 42‚Äô 56,73‚Äô‚ÄôO ), Arroyo por donde se va a Victoria en las tradicionales traves√≠as. Nos asombr√≥ que en el Bobo tambi√©n hab√≠a estacionadas chatas, ya no saben donde ponerlas. Desde aqu√≠ y hasta los pr√≥ximos 63.96 kil√≥metros ser√≠a corriente a favor.

Después de dejarnos llevar un rato llegamos a la comisaría donde daríamos aviso de nuestro viaje con lugares estimados de acampe y por si acaso intercambiamos teléfonos y datos de alturas de arroyos.
Llegando a la vuelta de Sugasti, no dejaban de pasar lachas y mas lanchas, claro que es semana santa y al ser feriado hay gran cantidad de aficionados a la pesca que aprovechan para hacer una mini vacación.
Acampamos en Sugasti y como otras veces nos brind√≥ reparo y buena le√Īa pero esta vez encontramos algo conmovedor, alguien se ocup√≥ de cortar con motosierra algunos sauces, actitud inentendible ya que no hay necesidad de destruir as√≠ la isla cuando hay ramas secas y √°rboles caidos por las tormentas distribuidos por todas partes. R√°pidamente armamos las carpas aunque DelKayak reneg√≥ bastante con su nueva compra sin darse cuenta de que al menos un centenar de hormigas estaban subiendo por sus piernas.





Siendo las 18:00Hs. y con el fuego encendido con pava lista para tomar mates, Vanesa comienza a hacer la comida, y Polo va ala orilla a buscar agua para hervir , así no consumir las provisiones del viaje. Comimos unos ravioles que repusieron nuestra energías.



Viernes 6 de abril de 2012

El despertador son√≥ a las 7 de la ma√Īana pero todos ya est√°bamos desvelados por la mejor de las formas, el continuo canto de los p√°jaros de la zona. El sol nos regal√≥ un hermoso amanecer con niebla propia de nuestro rio y zonas h√ļmedas.




Desayunamos y partimos hacia la pr√≥xima parada, la boca del arroyo Las Ca√Īas donde pens√°bamos almorzar. A lo largo del arroyo Bobo pudimos ver unos cuantos ranchos, algunos imponentes en cuanto a su integra construcci√≥n con finos detalles, otros con deliberada y desesperada contenci√≥n contra las crecientes queriendo hacer que no se caigan de la barranca. En otros vimos a unos ni√Īos divirti√©ndose en sus hamacas.

Remamos algo mas tratando de identificar la cerrada boca del arroyo Centeno y luego el Montenegro que a la distancia se une con el Timbocito. Al fin llegamos al parador ‚ÄúLos Amigos‚ÄĚ donde tantas veces paramos cuando fuimos a Victoria y desde all√≠ despu√©s de unos metros mas, llegamos al arroyo las Ca√Īas (GPS 32¬ļ 36‚Äô 59.46‚Äô‚ÄôS, 60¬ļ 34‚Äô 04.55‚Äô‚ÄôO), pescador por excelencia de Dorados y cuya boca estaba acampada . As√≠ que mas adelante encontramos el lugar para almorzar.

Bajamos y encontramos a√Īosos √°rboles. All√≠ nos resguardamos de los todav√≠a fuertes rayos de sol de mediod√≠a. Curiosamente encontramos una situaci√≥n entre dos √°rboles de distintas especies, un viejo Sauce y un Timb√≥ Blanco, el de las chaucas largas, uno hab√≠a crecido en la base de la horqueta del otro de modo tal que qued√≥ aprisionado. Armamos un fuegazo para la peque√Īa pavita, tomamos unos mates y comimos entre charlas y risas. Desde aqu√≠ pod√≠amos ver la salida de Las Ca√Īas por donde no dejaban de pasar lanchas a todo motor





Siendo las 14:00 Hs. partimos en busca de la cercana Boca de las Piedras (GPS 32¬ļ 36‚Äô 57.45‚Äô‚ÄôS, 60¬ļ31‚Äô53,04‚Äô‚ÄôO) donde esta ubicada una escuelita. Al llegar, notamos el cambio de corriente que arrastro levemente nuestros kayaks. Entramos as√≠ por el Barrancoso cuya boca es f√°cil de identificar. Notamos que est√° adornada en su margen izquierda por grandes √°rboles con sus troncos pintados de blanco.



La percepci√≥n se agudiza al instante, los grande √°rboles predominan y una sombra h√ļmeda y fresca nos acompa√Īa alternando por ambas m√°rgenes del arroyo.¬† A pocos metros de la entrada el silencio y la tranquilidad penetra hasta por los poros. Aves recorren suavemente de orilla a orilla. Martines pescadores, Garzas, Cuacos y otras escondidas, casi imperceptibles rompen el incre√≠ble silencio. Est√°bamos impactados por la belleza del lugar, casi no rem√°bamos, √≠bamos a camalote junto con las corrientes que ib√°n incrementando su fuerza. El aroma hab√≠a cambiado tambi√©n, hab√≠a flores de oto√Īo que perfumaban suavemente el aire. De repente, despu√©s de una gran curva, se comienzan a ver las formaciones creadas por las grandes enredaderas que tapizan las barrancas y se suben sobre lo alto de los √°rboles. Parec√≠an guardianes mirandonos. Nos divertimos un rato viendo como ten√≠amos distintas interpretaciones de las mismas formas de las enredaderas.





La vegetación cerraba cada vez más el acceso desde al agua y así el barrancoso en esta zona da honor a su nombre, en su orilla hay una pared que cae profundamente en 90 grados y que torna peligrosa e inaccesible la costa.
En algunos tramos del recorrido pudimos ver boyeros eléctricos muy escondidos pero en el lugar indicado para prevenir la caída del ganado. Es fácil darse cuenta que por la altura de la barranca, la profundidad y corriente del arroyo es muy complicado que un animal grande pueda volver a subir.

Cuanto más nos internamos, más salvaje se torna todo. Parece como si nadie viniera  por estos lados, de hecho hasta el día siguiente no volvimos a ver a ninguna persona lo cual hizo significarnos de lo lejos y solos que estábamos y por otra parte poder percibir la naturaleza en profundidad.

Seguimos remando rio abajo, los √°rboles y las barrancas se trasformaban en una habitaci√≥n ac√ļstica donde predominaban peque√Īos chillidos de aves, el para√≠so de los amantes del los p√°jaros.

Estábamos fascinados por el lugar, tanto que desatendimos nuestra posición geográfica los cual nos favoreció como contaremos mas adelante. Así seguimos felizmente remando suave, casi con las puntas de los remos como para no alterar nada, no nos queríamos perder ni un detalle. Después de unas horas y siendo las 15:00Hs. llegamos al cauce seco de lo que creíamos fuera el cauce del Arroyo Timbocito, era nuestro lugar de acampe estipulado así que nos quedamos y por suerte que así fuera ya que el lugar contaba con lo necesario para estar cómodos y mas adelante, en la verdadera boca del Timbocito no habría sitio alguno para hacer campamento y más abajo las arboladas se situarían muy dispersas o inaccesibles desde el agua

El lugar no tenia se√Īal de estar utilizado mas que por el ganado que mas tarde nos dar√≠a una estampida por suerte lejos de las carpas y es que hay que recordar siempre que estos lugares pueden ser utilizados por las vacas para pernoctar por lo tanto se aconseja no acampar en los senderos ni tampoco dejar ramas obstruyendo su paso ya que los animales suelen ponerse mas que nerviosos y a veces se juntan de a decenas para salir corriendo en estampida contra todo lo que este a su paso.
As√≠ que subimos los kayaks y desarmamos a metros del campamento. Inmediatamente aprovisionamos de le√Īa. En cuesti√≥n de minutos paso un enjambre de avistas mieleras (Camoat√≠ o camuat√≠ que es el nombre com√ļn con que se designan a varias especies de avispas en Argentina que forman enjambres numerosos cuyos nidos de cart√≥n penden en su mayor√≠a de los √°rboles) muy alborotadas por nuestra presencia as√≠ que esperamos que se calmen y sacamos todos tipo de ropa brillante de su vista.

Al rato todo estaba normal y comenzamos a armar las carpas. Paseando por las inmediaciones de la zona encontramos eses que creíamos podrían ser de Carpincho lo cual no pudimos corroborar pero tan suavemente como juguetona apareció nadando por el rio una hermosa nutria que a duras penas pudimos fotografiar ya que nos sorprendió haciendo la comida.






Otro regalo del lugar eran las lagunas traseras repletas de vida, Tuyancos, Caraus, Gallitos de agua, Cuervillos de cara pelada, y otros que sonaban fuertemente alternando con el croar de las ranitas.







Pronto comenzó atardecer con bellos colores rojizos sobre el Oeste. Dejando ver por el Este una Hermosa luna llena que nos alumbró fuertemente toda la noche. Así que pronto y después de unos mates, Vanesa comenzó a armar un guiso que dio para hablar. Lentejas, chorizos, garbanzos entre otros ingredientes.


En un momento Polo se da cuenta que algo sobrevuela el campamento con rápidos y rasantes como un gran murciélago pero al posarse sobre la tierra nos damos cuenta que nuestro visitante inesperado era un pájaro, un Atajacaminos Tijereta que nos acecho desde unos 10 metros por largo rato hasta que por si solo decidió irse.


Después que comiéramos abultados 4 platos de comida cada uno y tomáramos unos tes digestivos bajo la luna llena, tuvimos el mas placentero y profundo descanso que nuestro cuerpo recuerde en varios campamentos, el silencio y la paz permanecieron toda la noche.




S√°bado 7 de abril de 2012

Al despertar desayunamos y recorrimos nuevamente la zona de las lagunas con el fin de observar aves. Tambi√©n recorrimos el canal con escaso hilo de agua donde mas adelante encontrar√≠amos ganado poco amigable. Desde el canal y sus correderas Polo intento un poco de pesca con se√Īuelos en busca de alg√ļn dorado pero esta vez no tendr√≠amos suerte.








Así que decidimos desmontar el campamento. Bajamos los botes por la barranca con una soga y con otra nos sujetamos para abordarlos. En 10 minutos estábamos en el agua y listos para seguir remando hasta llegar a la desembocadura con el canal de servicio de la ruta Rosario - Victoria. Comenzamos rápidamente a bajar el arroyo viendo que la vegetación cambiaba, ya no había tantos arboles juntos y las zonas bajas comenzaban a mostrarse. Los dominios de los Caranchos estaban por venir. En pocos kilómetros llegamos al Timbocito que para nuestro asombro traía bastante agua.

Luego de un rato , paramos a estirar las piernas en al cauce de un arroyo seco que usaban las vacas como bebedero y recién pudimos ver desde allí y muy lejos las columnas del Puente Rosario Victoria.

Pasamos por un leve tramo de algo mas de 1 kilómetro con viento en contra donde el arroyo se volvía contra nosotros. A la izquierda esta ubicado un hermoso timbotal en este caso repleto de caballos y ganado vacuno.

El calor del mediod√≠a comenzaba a apretar por momentos. A lo lejos vemos las maquinarias abandonadas de alg√ļn emprendimiento que desde el aire se ve como una gran J. Pasamos los ranchos y decidimos comer debajo de unos viej√≠simos Timbos.


Seguimos, remamos las 1000 vueltas y llegamos al canal de servicio donde había gente que baja del terraplén en el descanso de la ruta. Aquí el canal cambia de lado de la carretera. Cambiamos allí la dirección a Oeste y seguimos hacia al arroyo Banderas. El objetivo era llegar al Salto pero encontrando en el Banderas un terraplén con un hermoso Timbotal Polo no resistió a subirse y ver desde allí el panorama. Vanesa se subió justo en el de enfrente pero encontró ganado muerto y olores indescriptibles.


As√≠ que siguiendo el instinto de Delkayak pasamos por debajo del puente encontrando un lugar apropiado. La zona tenia signos de ocupaci√≥n reciente, junto a la basura que dejaron encontramos un ticket del 6 de abril as√≠ que hab√≠an estado el d√≠a anterior. Tambi√©n hayamos armado una especie de tinglado con ramas como para poner alg√ļn nylon y repararse. Hab√≠a le√Īa y sombra as√≠ que nos quedamos all√≠ ya que ven√≠amos cansados y no ten√≠amos mas ganas de seguir remando. Hicimos otro guiso mas las sobras ¬†y al rato nos fuimos a dormir con la continua serenata de los autos del puente.






Cerca de la 1:00 de la ma√Īana, Polo y Delkayak se levantan intentando ahuyentar otras vacas curiosas que ol√≠an todo en el campamento. A las 4: 00 de la ma√Īana Vanesa se despierta y llama a los dem√°s, si , una tormenta estaba pasando justo sobre nosotros y unas pocas gotas cayeron. Lo rayos eran tremendos y parec√≠a que ven√≠a una de esas as√≠ que decidimos prepararnos para lo peor, por si acaso asegurar las carpas. En una hora todo se calmo y volvi√≥ la tranquilidad as√≠ que seguimos durmiendo un rato m√°s.

Domingo 8 de abril de 2012

Cerca de las 8 nos levantamos, desayunamos y encaramos el regreso por el canal de servicio. Vanesa hizo punta todo el canal, así pasamos por el Salto y vimos otra nutria que cruzaba el arroyo, increíble!!.
Al cabo de un rato largo, casi interminable llegamos a la desembocadura de la Zorra donde nos pegamos un ba√Īo hasta con champ√ļ.


Pasamos por la correntosa Zorra donde remontamos a puro m√ļsculo a la vez que los doradillos nos saltaban sobre las proas.


Al entrar por el Paranacito empezamos ver gente conocida en las costas y nos quedamos a descansar y comer. Los chanchitos de las zonas est√°n acostumbrados a pasear por entre la gente comiendo la basura que dejan, se tornan un poco molestos ya que no podes descuidar la comida.


Después de un rato llegamos a la boca de la Milonga y emprendimos el regreso tranquilos y felices.






VIDEOS
 


OTRAS TRAVESÍAS DE INTERÉS  
TRAVESIA OLIVEROS - ROSARIO
IV TRAVESIA AL PARQUE NACIONAL PRE - DELTA

√öltimas 19 Publicaciones

SALIDA POR EL RIO URUGUAY (PALMARES DE COLON - SAN JOSE)

TRAVESIA POR EL TIMBO COLORADO

TRAVESIA PUESTO LA JAULA DIAMANTE - ROSARIO

VUELTA POR LOS ZANJONES INUNDADOS

VISITA AL ARROYO TIMBOCITO

VISITA A LA LAGUNA TIGRE POR EL ARROYO SAN LORENZO

TRAVESIA ROSARIO - ISLA MARGARITA BOYA 500

VUELTA DEL PERRO (SAN LORENZO-TIGRE-SALTO)

CAMPAMENTO EN LA PALMEÑA

TRAVESIA HACIA EL DORADO

VUELTA CABEZA DE PAJARO

IV TRAVESIA AL PARQUE NACIONAL PRE - DELTA

TRAVESIA POR EL BARRANCOSO

TRAVESIA OLIVEROS - ROSARIO

TRAVESIA DEL PENITENTE (SALTO)

TRAVESIA DEL PAJARO (PARANACITO)

VII TRAVESIA INVERNAL ROSARIO VICTORIA

CAMPAMENTO EN LA VUELTA DE SUGASTI

REMANDA POR LA LAGUNA DE LOS MEONCITOS


[+] ver mas ...


Informes avanzados del clima:










Flag Counter
 
Todos los Derechos Reservados - (c) IguanaTeam - 1984 - 2017